lunes, mayo 29, 2006

Concierto: Guns'n Roses en Madrid (25-05-06)

El pasado Jueves 25 de Mayo llegó uno de los eventos más esperados del
mundillo rockero: la gira de Guns'n Roses (o quizá debamos decir de Axl'n
Mercenarios).

La verdad es que este concierto ha sido perfecto para que
toda la prensa se cebe en el pobre Axl y ataque indiscriminadamente todo lo que
tenga que ver con él,el concierto o el "presunto" disco que va a sacar.

Como muestra un botón: de todas las críticas que he leido, una de las
más divertidas ha sido la publicada en el Mundo Digital (
http://www.elmundo.es/elmundo/2006/05/26/cultura/1148610703.html).
Os publico una extracto de dicha noticia y luego la paso a comentar:


GUNS N' ROSES ESCENIFICAN EN MADRID LA AUTODESTRUCCIóN EN ESTADO PURO

ELENA MENGUAL

Hace casi 14 años, miles de fans de Guns
n' Roses se quedaban con una entrada en la mano y todas sus ilusiones (lejos de
usarlas, como pedía en su título el mítico doble álbum de la banda, 'Use your
Illusion') se degradaban al ritmo de la aluminosis del Estadio Vicente Calderón.
Muchos intentaron anoche desquitarse; pocos lo habrán conseguido, a juzgar
por el concierto ofrecido por el grupo, o, mejor dicho, por lo que queda de él.

Axl Rose y sus secuaces, una banda formada por ex componentes de grupos de
cierto prestigio, pero que brillan más bien poco a la sombra del que fuera
mítico líder de los Guns n' Roses —y no precisamente por su brillantez— han
ofrecido un concierto en el que, a pesar de intercalar algunos de los clásicos
del grupo californiano con nuevos temas del álbum 'Chinese Democracy' (ese en el
que Axl Rose lleva 11 años trabajando sin lograr que vea la luz), no han conseguido que el público de Madrid entrara en calor, y eso que llegaba predispuesto.


Claro que las dos horas de retraso respecto al horario original (Rose, cual Cenicienta, sólo se ha dignado a salir a escena cuando el reloj marcaba ya las 0.00 horas) han hecho aparecer los primeros bostezos entre el público presente en el auditorio del Parque Juan Carlos I de Madrid, además de algún que otro grito de "hijos de puta", con el que han sido recibidos a su salida al escenario. Y también han llevado a alguno a arrancar las sillas de las gradas. Y a tirar cervezas al vocalista. No era más que el principio.


Y eso que los acordes de 'Welcome to the jungle', uno de los 'himnos' de
los 'Gunners', han marcado un comienzo de un concierto que, pese al retraso, aún
podía dejar huella en la memoria de los presentes, sobre todo cuando a
continuación han sonado dos temas más de 'Appetite for destruction', el primero
y mejor disco de los Guns n' Roses: 'It's so easy' y 'Mr. Brownstone' .
Llegaría después 'Live and let die', la versión 'cañera' de la canción de
Paul McCartney. El público botaba al ritmo de un inexpresivo Axl Rose, que a
golpe de 'botox' ha logrado perder toda expresión en su cara y asemejarse a una
de esas estatuas del Madame Tussaud, rematada por una incipiente calvicie que el
cantante refugia tras unas rastas que empiezan bastante más allá de la frente.
Los años no perdonan.
Tampoco a sus fans, que, dadas las horas y teniendo en cuenta que muchos trabajan este viernes, bostezaban sin parar. Y es que adelantar un concierto de domingo a jueves, aun cuando es uno de los únicos dos que Guns n' Roses ofrecerán en España, no es plato de buen gusto para nadie.
Y menos si no vives en Madrid.
Tras el subidón de adrenalina provocado por los cuatro primeros temas, la banda decidía relajar los ánimos interpretando uno de los temas de 'Chinese Democracy'. Ante el tedio que el tema, como los demás del disco —bastante 'blanditos'— ha provocado en el personal, han sido varios los que se han animado a ocupar el tiempo en 'exhortar' a Axl Rose con gritos de "gordo" y pidiendo el regreso de Slash, el mítico guitarrista de la banda que abandonó, empujado por el complicado carácter del 'divo' Axl.
Cuando la cosa se complicada, han comenzado a sonar los acordes de 'Sweet Child Of Mine', uno de los temas bandera de Guns n'Roses, para a continuación dar rienda suelta a la versión del 'Knockin' on Heaven's Door' de Bob Dylan. El personal empezaba a calentarse... en vano. A continuación, guitarrista y bajista han decidido
marcarse unos solos que más bien podrían haber reservado para sus reuniones de
amigos. No obstante, lo han arreglado mínimamente con 'You could be mine', uno
de los pocos temas que han interpretado del álbum 'Use Your Illusion'.
A continuación, los Gunners han decidido ofrecer una demostración de esas
habilidades instrumentales que estarían mucho mejor si jamás salieran de una
reunión de colegas. Los bostezos y los gritos de "que me aburro" han hecho poca
mella en la moral del grupo, que, tras interminables minutos de acordes de jazz
y baladas, ha decidido interpretar 'Out Ta Get Me'.
Poco permeables a las críticas, han vuelto a la carga con los solos de guitarra, por lo que se han ganado más de un grito de "No eres Slash" y "No le sale, coño".

A pesar de intercalar entre solo y solo 'November Rain', una de las baladas
míticas de la banda, el enfado del público ha ido en aumento, y es que ni los
fuegos artificiales que han acompañado el concierto han logrado disimular el
bochornoso espectáculo sobre el escenario del recinto ferial.
Ante tal impaciencia, los 'Gunners' se han atrevido con 'My Michelle', otra de las
canciones del 'Appetite', con 'Patience', una de las baladas 'bandera' de la banda y la única que han interpretado de 'Lies', su segundo disco, y con 'Nightrain'.

A partir de ahí, el concierto ha desencadenado en una secuencia de solos poco
talentosos que ni la interpretación del 'Paradise City' ha logrado borrar de la
mente del público. El mismo público que ha pagado entre 40 y 48 euros por ver a
los Guns n'Roses —o más bien lo poco que queda de ellos— en directo.

No obstante, el concierto —por cierto, el primero de su gira mundial— ha
aportado varias cosas interesantes a aquéllos fans que en 1992 se quedaron con
la entrada en la mano y sin ver a los Guns n' Roses.
La primera, que queda demostrado que el 'alma mater' de la banda era Izzy Stradlin, aquel teclista, compositor y amigo de Axl Rose que no le aguantó más. Dos, y por mucho que duela, que los grupos tienen un ciclo. Empiezan, arrasan y deben acabar cuando están en lo más alto. Tres, nos hacemos mayores y la paciencia se nos acaba. Las maneras de divo de Axl Rose hace tiempo que nos resultan patéticas.

La verdad es que ni tanto ni tan calvo. Es cierto que se retrasaron 2 horas (ahí es nada...), que la banda no tenia ningún carisma, que los temas nuevos son un coñazo y que el aspecto fisico de Axl es lamentable, pero fue un muy buen espectáculo, con unos efectos de pirotecnia tremendos y con un Axl en una estado de voz sorprendentemente bueno (aguantó las dos horas y media
de concierto como un campeón).

Yo creo que lo importante en este concierto era la actitud con la ibas, porque ya que te gastas 40 euros del ala, si encima estas predispuesto a que te parezca una mierda, pues estás jodido.

En cambio, si lo querias era volver a escuchar grandes temas clasicos, rememorar otros tiempos, y tienes curiosidad por como iba a salvar la papeleta el Axelito, pues te lo pasas la mar de bien. Yo la verdad es que me aburrí en varios momentos, sobre todo con los solos excesivos y los desarrollos instrumentales innecesarios, pero no estuvo mal. Que cada uno juzgue.

Etiquetas:

posted by Quique @ 11:16 a. m.   1 comments

1 Comments:

At 1:25 a. m., Blogger josletal said...

Tu, suit chaild of main, tas fresquito ahora?? Hay que joderse. Coincido con la amiga del comentario. La mejor cualidad que una banda puede tener, es la de saber retirarse a tiempo, y no merendarse su propia leyenda

 

Publicar un comentario

<< Home


Daleclick - Templates


Creative Commons License
Esta obra está bajo una licencia de Creative Commons.